sobre jelly
foto

8 reglas básicas

Muchos dueños de gatos están conscientes de que la alimentación juega un rol importante para la salud de su mascota. Sin embargo la alimentación del gato no debería ser una tarea que llena todo el día. Al final es mejor aprovechar el tiempo para jugar y acurrucar con su compañero. Si se sabe cómo, la alimentación sana del gato pronto es rutina.

MANTENER EL RITMO
Alimente a su gato dos o tres veces al día siempre a la misma hora. Si su gato es flaco también puede poner por todo el día alimento seco a su disposición.

FIJARSE EN LA CANTIDAD
La cantidad de comida indicada en el envase es una guía que sirve para orientarse. La cantidad real de la comida se debe determinar para cada gato individualmente. En general se debería sentir las costillas al acariciar el torso del gato. En caso contrario se debería reducir la ración de comida. Si su gato se mantiene con una determinada cantidad de nuestros productos en buena forma, está muy bien cuidado.

PERMITIR DESCANSO
Después de comer su gato necesita tranquilidad. Juegos intensivos de caza con el estómago lleno no son sanos. Se juega después de una pequeña siesta. LIMPIAR: Limpie el recipiente de la comida diariamente. Si su gato no come su alimento húmedo saque los restos después de alrededor de 20 minutos.

MANTENERLA FRESCA
No dé todo el contenido de la lata o bolsa, después de abrirlas envuelva el resto herméticamente y guárdelo en un lugar fresco. De esta forma la comida se mantiene fresca y con buen sabor. Tapas especiales de plástico se puede conseguir por ejemplo en una tienda especializada.

CALENTAR: Servir la comida directamente del refrigerador al recipiente no es sano. La comida muy fría irrita el estomago y puede causar inflamaciones de la membrana mucosa tanto como vómito. Por esto saque la comida a tiempo del refrigerador y cuide que tenga temperatura ambiental. Si usa una microonda revuelva la comida para calentarla de forma pareja. La comida no debe calentarse a temperatura sobre 35°C.

CAMBIAR CUIDADOSAMENTE
Cambios abruptos y frecuentes de la comida pueden desordenar la digestión. En conclusión, generalmente conviene quedarse con una marca dentro de la cual sin problemas se puede variar los sabores. Si quiere cambiar la comida mezcle el alimento nuevo con el anterior con cantidades cada vez más grandes por una semana.

PROPORCIONAR AGUA: Agua potable fresca siempre debe estar a disposición. Es mejor que no esté directamente al lado del recipiente de comida. Si es posible reparta varios recipientes con agua en toda la casa, probablemente así su gato tomará más.